Nebulización

 

¿Qué significa nebulizar?

El proceso de nebulización fue desarrollado por primera vez en la década del 40 para ser utilizado en la aviación durante los tiempos de guerra. Posteriormente, en la década del 50, los equipos de nebulización fueron adaptados y desarrollados comercialmente para ser utilizados con insecticidas y para el control de enfermedades.
Nebulizar es el proceso de utilizar una gran cantidad de aire a baja presión, de manera que transforme los líquidos en microgotas diminutas y las disperse en el ambiente. Estas microgotas de volumen ultra bajo (VUB) son ideales para aplicar pesticidas, esterilizantes y desinfectantes.
Durante los últimos 70 años, Curtis Dyna-Fog Ltd ha desarrollado e innovado la tecnología de nebulización y pulverización.

 

Nebulización electrostática

Como pionera en el campo de la tecnología de nebulización, Curtis Dyna-Fog siempre busca nuevas formas de mejorar e innovar. Desarrollado y armado manualmente en los Estados Unidos, el Hurricane ES de Curtis Dyna-Fog utiliza la tecnología electrostática para dar a cada microgota una pequeña carga electrostática. Esta tecnología permite lograr una cobertura uniforme, un mejor contacto con la superficie y un ahorro insuperable.

El sistema de carga de gran capacidad del Hurricane ES administra una carga electrostática positiva a cada microgota diminuta mientras estas son impulsadas al aire a gran velocidad. Esta acción tiene dos efectos en las microgotas que contienen el principio activo:  

  1. Las microgotas con una carga positiva se repelen entre sí, lo que logra mejor dispersión y cobertura.
  2. Las microgotas con carga positiva hacen contacto más rápidamente con las superficies y este contacto es más fuerte, en comparación con aquellas que provienen de nebulizadores estándares no electrostáticos. Perfecto para aquellas superficies que tienen un alto nivel de contacto, el Hurricane ES permite un tiempo de aplicación más veloz, más económico y con menos tiempo de inactividad, por lo que puede regresar a sus actividades con mucha más confianza.

 

La nebulización y la lucha contra la Covid-19

La Covid-19 tiene un índice de transmisión increíblemente alto; las microgotas de la tos, del estornudo e incluso las del habla pueden propagar el virus a una corta distancia y permanecer sobre ciertas superficies por días. La clave para reducir la propagación de la Covid-19 es una buena higiene personal regular, lo que incluye lavarse las manos con jabón y agua tibia a menudo.

 Para reducir la propagación de este virus en el lugar de trabajo, en donde los empleadores tienen la obligación de cuidar de su personal y sus clientes, las empresas necesitan limpiar con frecuencia aquellas zonas y superficies con un alto grado de contacto con un desinfectante aprobado. Se debe llevar un cronograma de limpieza riguroso.

Como parte del proceso de descontaminación y desinfección para hacer frente a la Covid-19, el método más utilizado en la actualidad es la nebulización. Si se realiza de manera correcta, la nebulización es una de las formas más eficaces para realizar una limpieza profunda y eliminar de un área tanto este como otros tipos de virus y gérmenes.

 

Control de las enfermedades infecciosas

El control de las enfermedades infecciosas es la disciplina que se ocupa de prevenir las infecciones nosocomiales. En el lugar de trabajo es más sencillo manejar los peligros generales que están asociados a cualquier ambiente laboral. Llevar a cabo la supervisión en forma de inspecciones y auditar el lugar de trabajo hace posible identificar el nivel de riesgo provocado por resbalones, tropiezos, caídas, manipulación manual de sustancias peligrosas o exposición a las mismas. Sin embargo, con el control de las enfermedades infecciosas, esto es mucho más difícil.

Un patógeno o una infección es un agente biológico que provoca enfermedades o dolencias a su portador. Los patógenos no se ven a simple vista, por lo que aumenta la dificultad de controlar y manejar los brotes potenciales de la infección. La gerencia tiene la responsabilidad de garantizar que todos sus empleados estén capacitados adecuadamente. Esto es específico para los centros sanitarios debido a la presencia potencial de patógenos y como medida de prevención para que no se propaguen. Esto incluye a todo el personal, principalmente a aquellos que cumplen un papel primordial como médicos, personal de enfermería, médicos de cabecera y dentistas. También aquellos que cumplen un papel secundario como contratistas, personal de limpieza, personal de cocina, etc.